De la misma forma que los sistemas inteligentes y la domótica cada vez están más presentes en las viviendas españolas, las alarmas domóticas e inteligentes cada vez son las más elegidas a nivel de seguridad. Este tipo de alarma combina un sistema de seguridad eficiente con diversas funcionalidades que facilitan y automatizan tareas cotidianas.

Domótica y alarmas inteligentes

La domótica y alarmas inteligentes son, de forma general, sistemas de seguridad cuyo objetivo es la protección de un inmueble mediante la automatización y el uso de la conexión a Internet del inmueble.

El concepto de alarma técnica es más específico y hace referencia a sensores y elementos encargados de la detección de fallos técnicos y averías en un inmueble. Dentro de este tipo estarán sistemas como los detectores de incendios o fugas de gas.

Las alarmas domóticas se encuentran vinculadas a una aplicación móvil que permite controlarla de manera remota desde cualquier dispositivo móvil con acceso a Internet.

Los elementos de la alarma encargados de realizar las actividades domóticas se denominan actuadores domóticos. Una alarma domótica puede realizar acciones como:

● Detectar intrusiones en una propiedad
● Automatización y facilitación de tareas
● Detección de averías y problemas

Coste de una alarma domótica

Lo primero que hay que admitir es que este tipo de alarmas suele ser un poco más caras que las alarmas convencionales. Sin embargo, nunca se podrá saber el precio de una alarma (sea domótica o no) sin saber las condiciones del inmueble o los elementos que queramos instalar. Lo más importante de un buen sistema de alarma es que esté adaptado a las condiciones especiales del inmueble que se quiera proteger.

Para contratar una alarma, en primer lugar, se debe realizar un estudio de seguridad del inmueble donde se vaya a realizar la instalación. Dentro de este estudio se determina la cantidad y el tipo de sensores de movimiento y cámaras de vigilancia que se necesitan para una correcta protección. . En segundo lugar se determinarán los actuadores domóticos que se quieran instalar.

Una vez realizado dicho estudio, cada empresa te ofrece un presupuesto diferente, en el cual se tienen en cuenta aspectos como los siguientes:

● Instalación de la alarma: como hemos comentado, dentro del estudio previo se determinan los elementos a instalar. En función de dichos elementos, la empresa que realiza la instalación determinará el precio de la instalación.
● Cuota mensual: es el pago que se realiza al mes por poder disponer de este sistema y de elementos como una Central Receptora de Alarmas. En este sentido hay que afirmar que existen alarmas sin cuotas en las que este coste desaparece, teniendo que pagar únicamente por la instalación.
● Mantenimiento de la alarma: se suele incluir dentro de la cuota anterior. Sin embargo, hay empresas de seguridad que lo desvinculan cuando ha pasado el periodo de garantía.